Historia del Arte Ago-Dec 09

Prehistoria | Egipto | Grecia | Roma
Arte Paleocristiano | Arte Bizantino | Arte Románico | Arte Gótico
Renacimiento | Manierismo | Barroco
Escultura del Renacimiento

La escultura renacentista tenía como objetivo principal la representación de la belleza. Al escultor no le bastaba con plasmar la realidad, sino que debía hacerlo con el mayor rendimiento estético. Como en el resto de las artes, en la escultura se percibe una cierta diferenciación entre el estilo del siglo XV, en el que se empleó con profusión el bronce, y el virtuosismo del siglo XVI, en el que se tendió a utilizar con preferencia el mármol.

La Escultura en el Siglo XV

Uno de los primeros acontecimientos escultóricos del Renacimiento fue la convocatoria del concurso para realizar las puertas que completasen las ya elaboradas por Andrea Pisano (1295-1349) para el baptisterio de Florencia. En él compitieron tres de las grandes figuras de la escultura renacentista:

En los relieves en bronce de estas obras se podía percibir la tendencia de los tres autores a emular los modelos clásicos.

Entre este tipo de manifestaciones sobresalió con vigor la personalidad de uno de los grandes escultores del Renacimiento: Donato di Niccolo, Donatello (1386-1466). Su obra se caracteriza por la sensibilidad, la expresividad y la carga psicológica y dramática de los personajes representados. Entre su producción destacan la serie de estatuas de la capilla de Orsanmichele, los cuatro profetas de la catedral de Florencia, el David, considerado como la primera estatua desnuda exenta del Renacimiento, y la estatua ecuestre del Condottiero Gattamelata.

Destacable en el Quattrocento más tardío es la obra de Andrea del Verrocchio (1435-1488), autor de una estatua ecuestre del Condottiero Colleoni, en Venecia, de notables expresividad y fuerza.





La Escultura en el Siglo XVI

La escultura del Renacimiento clásico o tardío estuvo dominada sin duda por la trascendencia de la obra de Miguel Ángel Buonarroti (1475- 1564). La creación del genio toscano, quien continuamente repetía de sí mismo que se consideraba sobre todo escultor, aportó nuevos recursos a este arte, como el mayor dinamismo de las formas o la expresión de fuerza contenida.

Inicialmente inspirado por Donatello, quedó fascinado por las estatuas de la Antigüedad clásica, en su mayoría copias del periodo helenístico, que se descubrieron en su tiempo en las excavaciones romanas.

De tal inspiración nacieron obras como el célebre David (1504-1505), instalado en la plaza de la Señoría de Florencia y actualmente conservado en la Galería de la Academia. Junto a esa magnífica expresión de arrogancia, serenidad y energía contenida destacan en la producción escultórica de Miguel Ángel la Piedad, en San Pedro del Vaticano, las figuras de Moisés y Los Esclavos, las únicas realizadas para el grandioso proyecto de la tumba del papa Julio II, y el conjunto funerario de las tumbas de Lorenzo y Giuliano de Médicis.




Tras el estilo grave y la genial inspiración de Miguel Ángel se desarrolló el estilo denominado manierismo, que desembocaría más adelante en el arte Barroco. A esta fase pertenecen:





El Rilievoschiacciato

El rilievo schiacciato, o relieve aplastado, fue una técnica creada por Donatello consistente en practicar incisiones muy ligeras, que se asemejaban a un dibujo y permitían imprimir un detalle de gran precisión a determinadas partes de las esculturas.

El Debate delparangón

Así se conoció durante el Renacimiento la discusión en torno a si era la pintura o la escultura el arte que merecía mayor consideración estética. De ahí que los grandes artistas-humanistas dedicados a esculpir y pintar, y también a la arquitectura, manifestaran con frecuencia cuál de estas formas de creación preferían. Miguel Ángel, por ejemplo, repetía continuamente que él era, sobre todo, escultor.

El nonfinito

En la fase más avanzada del Manierismo renacentista, se desarrolló en la escultura, fundamentalmente por influencia de Miguel Ángel, el gusto estético por lo que dio en llamarse el non finito, inacabado. La filosofía de este principio contraponía idea y ejecución, espíritu y materia, alcanzando en casos como el de la Pietà Rondanini una tensión extrema entre el mármol en bruto y el mármol cincelado.


















Contexto | Arquitectura | Pintura | Escultura